¿Es posible hackear WhatsApp?: Esto es lo que debes conocer

Pero si estamos hablando de las apps más seguras de todo el mundo, y de todos los sistemas operativos móviles. No obstante, para sorpresa de todos, sí es posible hackear WhatsApp actualmente. De hecho, mientras te tomas el tiempo de dar lectura a este post más de una persona estará intentando acceder, de forma ilegal y con procedimientos bastante sofisticados, a los datos de WhatsApp de tu móvil inteligente, o del móvil de un familiar o conocido.

El robo de datos se ha vuelto uno de los modelos de delincuencia cibernética en la actualidad. Cada vez son más los casos de personas que han sufrido un robo de datos, y cada vez son más difíciles de detectar las formas de proceder de estos delincuentes.

En todo caso, esto es lo que debes conocer sobre el hacking de WhatsApp.

Es necesario tener el móvil de la potencial víctima

De seguro ya te está comenzando un miedo a entrar por todo el cuerpo. Pero puedes estar tranquilo.

Para proceder al hacking de cuentas de WhatsApp, y el posterior robo de datos de las mismas, es necesario que el hacker tenga acceso físico al móvil. De lo contrario, será imposible robar los datos, ya que WhatsApp es una de las aplicaciones más seguras del mercado, y no es posible tener acceso remoto a los datos que está app resguarda.

Las redes públicas son una de las formas favoritas de hacking

Pero hay expertos de expertos. Y lo sabemos.

Por eso, debes siempre cuidarte de las redes de WiFi públicas. Son uno de los lugares predilectos para el robo de datos. No sólo de los datos de WhatsApp, sino de cualquier tipo de información que, luego, conduzca a los datos de esta app de mensajería instantánea.

Es por ello que uno de los consejos universales de seguridad digital es: alejarse de las redes públicas de WiFi. Al menos, dedicarse en lo más mínimo a colocar datos personales a través de ellas. ¿Revisar internet, buscar algo en Google? Sí. ¿Bancos, mensajería instantánea? ¡Nunca!

¿Has visto nuestra entrada sobre estados de whatsapp?

Nunca dejes el móvil en las manos equivocadas

Salvo que se trate de un técnico en reparación de móviles certificado por una empresa reconocida, y trabajando en una empresa reconocida, el móvil no debería abandonar tus manos en ningún momento. Claro, para descansar de él y dedicarte a otras cosas. Pero nunca para cambiar de manos, y posiblemente caer en las equivocadas.

Anteriormente, pedir un móvil para hacer una llamada “urgente” era una cuestión muy recurrente. Pero, hoy en día, donde hay más móviles que coches y más coches que personas en el mundo, esto es no más que una excusa para acceder a la información de un tercero. Por tanto, ante la duda, mejor es prescindir de eso, y dejar que otro corra el riesgo.

No tú. Ni tus datos. Ni tu cuenta de WhatsApp.

Ahora que lo sabes…

Pues, como has visto, sí es posible hackear una cuenta de WhatsApp. Pero, no es posible hacerlo en un dos por tres. Lo que debes hacer es tomar tus medidas preventivas, y todo estará bien.

Messenger Kids: ¿Cuáles son las perspectivas a futuro de esta polémica aplicación?

A principios de diciembre del año pasado, Facebook –la compañía liderada por Mark Zuckerberg- anunció el lanzamiento de Facebook Messenger Kids, una aplicación de mensajería instantánea dirigida a niños de entre 6 y 14 años de edad.

Desde el mismo día de su lanzamiento, son muchas las críticas y las opiniones al respecto. Muchas de las cuales pudieran estar fundamentadas en la práctica, en el historial reciente, y agregan más pimienta a un tema bastante trivial en la sociedad actual: la privacidad, y el acceso de los menores de edad a las tecnologías –más cuando todavía no están preparados emocional y psicológicamente-.

¿Por qué nace Messenger Kids?

Pudieran existir muchas teorías. Sin embargo, una de las principales es que la aplicación viene a cumplir un rol de educador, de canalizador de nuevos usuarios para Facebook, la mayor plataforma de redes sociales del mundo.

Según las políticas internacionales, adoptadas por Facebook, un usuario de esta red social debe tener al menos 14 años de edad para poder pertenecer a la red social. Sin embargo, algunos profesores y expertos en educación afirman que sigue siendo una edad muy temprana para exponer a los menores de edad al vértigo y al funcionamiento de las redes sociales.

Pues, Messenger Kids, que funciona como Messenger, pero agrega juegos, fotos divertidas, y tiene una irrestricta política de aceptar sólo usuarios de entre 6 y 14 años viene a captar nuevos usuarios para que, en un futuro, y como paso natural, den el salto a Facebook y se abran un perfil.

Más ganancias para la empresa, sin duda.

Las críticas no han faltado

Padres y profesores de Estados Unidos realizaron una carta abierta a Mark Zuckerberg, fundador y líder de Facebook. En la carta, exponen una serie de problemas a nivel social y personal que pudieran tener los niños al utilizar Messenger Kids, así como la petición de un retiro inmediato de la aplicación de todos los Marketplace.

A su vez, es un movimiento totalmente inverso al realizado por Apple –una de las compañías más valiosas del mundo- que ha comunicado públicamente sus intenciones de endurecer la privacidad y la protección de los niños en la tecnología, asumiendo modificaciones en sus ajustes de privacidad y control parental.

Así, mientras a unos se les viene la noche entre tantas críticas, a otros pareciera bendecirles una justicia divina.

¿Qué pasará con Messenger Kids?

¿Cómo elegir quién puede ver mis estados en WhatsApp?

De hace unos años a estas fechas, la pata con la que cojeaban las redes sociales era la de la privacidad. El compromiso político en torno a este tema abrió debates calientes y medidas cautelares importantes, de las cuales se derivaron ciertas actualizaciones en las aplicaciones y servicios digitales que, para nosotros, se han vuelto una obligación cotidiana.

De todos ellos destaca WhatsApp, la segunda aplicación de mensajería instantánea a nivel mundial –sólo por detrás de Facebook Messenger-, pero de las preferidas por los españoles, y por muchos de los latinoamericanos.

Pero, ¿cómo hacer de WhatsApp algo más privado? Es lo que conocerás ahora.

En contexto: Los estados de WhatsApp

Al igual que ocurría con la antigua BBM Messenger (de BlackBerry), WhatsApp implementaba el uso de estados, en el que las personas pueden colocar imágenes, videos o textos sobre lo que quieran compartir con sus contactos.

Como un muro de Facebook, pero en WhatsApp. Como un timeline de Instagram, pero en WhatsApp.

Así, la aplicación se hace cada vez más completa, integrando lo mejor de muchos de los servicios ofrecidos por las redes sociales.

Pero había un problema: por defecto, todos nuestros contactos podrían ver lo que publicábamos en los estados de WhatsApp.

¿Cómo elegir quién puede ver los estados?

Cada vez que vas a publicar un estado, hay varias opciones en pantalla –indiferentemente de qué sistema operativo utilices-.

Pero, también están las opciones de privacidad, justo en la misma pestaña de añadir un nuevo estado.

Pues, allí podrás configurar la Privacidad de los estados, sólo de los estados, dando paso a la personalización en torno a quién puede ver (y quién no) los estados que coloques en esta (¿red social?) aplicación de mensajería instantánea.

Lo que debes conocer

Se trata de una de las actualizaciones en materia de privacidad más importantes de las hechas por WhatsApp. No obstante, debes saber que es una actualización acerca de la privacidad de los estados.

Si lo que quieres es blindar tu privacidad, y configurar cosas como la posibilidad de ocultar si estás conectado, a qué hora estuviste conectado por última vez, o si quieres bloquear contactos molestos o inoportunos, debes acceder a las configuraciones de privacidad en la pestaña principal, justo donde abre la app.

Dependiendo el móvil que tengas, tendrás las opciones desplegables en el menú inferior.

¿Necesitamos un ordenador actualmente?

Con la incursión de móviles inteligentes cada vez más potentes y de sistemas operativos móviles con mayor eficiencia y menor consumo de recursos, el debate vuelve a estar abierto para los que siempre han tenido esta disyuntiva.

Y no es una duda menor, ya que en algunos casos concretos puede traducirse en ahorro o gasto de más de 1.000 euros de diferencia. Una suma lo suficientemente considerable como para plantearnos un análisis profundo acerca de nuestras necesidades particulares.

¿Necesitamos un ordenador actualmente, o nos basta con un móvil inteligente y una tableta?, nos volvemos a preguntar tratando de convencernos.

El uso que le damos a los aparatos

Si bien a menudo nos obsesionamos por comprar el móvil más costoso o el ordenador de sobremesa de mayores virtudes, no somos demasiados los que utilizamos estos aparatos para algo más que leer información, revisar las redes sociales y comunicarnos con nuestros semejantes.

Esas tareas pesadas de la era digital han quedado relegadas a un segundo plano, o en la mayoría de los casos, son inexistentes ya que nuestros trabajos o nuestras preocupaciones tiran para otro lado.

Por eso, para responder a la pregunta inicial y central de este post, es necesario primero analizar el uso que le damos a cada uno de los gadgets que tenemos.

A partir de allí, plantear vías alternativas.

La era de la movilidad

Más cuando se trata de un nacido después de los 90’s. Estamos en un periodo de la humanidad donde fomentamos la movilidad. Mejor dicho: la valoramos por encima de todo lo que podamos conocer.

Queremos estar en todos los lados posibles, sin ataduras, y sin anclas. Anteriormente, el trabajo y las herramientas para llevar a cabo el mismo eran unas de las anclas comunes.

Hoy en día, gracias al desarrollo de sistemas operativos, móviles, tabletas y ordenadores virtuosos, así como también a la creciente ola de trabajadores digitales, la movilidad y la libertad de hacer y deshacer parece no tener límites.

Es allí donde debes hacer hincapié en tu análisis particular sobre si necesitas o no comprarte o renovar un ordenador persona, o bien quedarte con un combo de móvil + tableta, o móvil inteligente sin más.

Desde luego, no todo se traduce en movilidad y en el uso que le darás. También tiene que ver con el presupuesto actual y con tu perspectiva al corto y mediano plazo. Allí cobraría mucho sentido comprar o no comprar cualquier tipo de gadget.